El proyecto Petrifying Wealth engloba un amplísimo marco de estudio, tanto territorial como cronológico, que impone la necesidad de trabajar con cuantiosos datos. Ante esta necesidad se abre la gran oportunidad de realizar un análisis global de información de diversa naturaleza, estrechamente relacionada entre sí.

La naturaleza del proyecto hace por lo tanto imprescindible la implementación de una estructura técnica que permita la relación entre distintas líneas de investigación. Mi participación en el proyecto se ha centrado en generar esta estructura, basada en servicios cliente-servidor, que permite el intercambio de información y la gestión bibliográfica unificada, a lo que añadimos el diseño de una base de datos espacial fundamental para el almacenamiento, relación, análisis y publicación de toda la información del proyecto.

Con la estructura en marcha, mi siguiente línea de colaboración fue nutrirla de datos. Una de las premisas al comienzo del proyecto fue la reutilización de todas las fuentes de información disponibles y contrastadas, cuantiosas para la cronología que tratamos. Los datos arqueológicos, documentales o epigráficos adquiridos de forma masiva se procedieron a normalizar y estructurar conforme al modelo conceptual prediseñado. Las diversas fuentes, reflejadas en el plan de gestión de datos, han permitido comenzar la fase de análisis en un punto muy avanzado, pudiendo trabajar con una base de datos con más de 900.000 entradas.

Sobre este gran conjunto de información se centra mi tercera vía de colaboración en el proyecto: análisis de grandes conjuntos de datos. Gracias a la estructura de la base de datos se configuran gran cantidad de relaciones, sobre las que realizaremos análisis cualitativos y cuantitativos mediante técnicas estadísticas. A la información temática añadimos la información geográfica disponible, que abre otra línea de análisis mediante Sistemas de Información Geográfica.

La generación de cartografía e información espacial es transversal a todas las líneas de investigación, pero mi colaboración se centra principalmente en varios casos de estudio concretos. Entre ellos, cabe destacar la línea de investigación global, que utiliza el conjunto de datos básicos sobre los edificios para analizar su dispersión, tipologías y materiales utilizados a lo largo de la época de estudio.

Otra línea de investigación es el estudio comparativo de las localidades de Segovia y Sepúlveda, en el cual mi colaboración se centra en la recopilación de cuantiosa información arqueológica existente y el análisis espacial de la información.

La documentación escrita también cuenta con dimensión espacial al poder identificar menciones a edificios conservados o sus emplazamientos teóricos. Posteriormente procederemos a analizar qué proporción de restos materiales han llegado hasta nuestros días y como de significativos son.

Esta línea de investigación tiene su plasmación directa en el corpus del monasterio San Salvador de Oña y en la comarca de las Merindades. Sobre esta misma zona, estamos analizando también el comportamiento espacial de los edificios en relación con diversas variables de su entorno, pudiendo realizar comparativas a partir de un profundo análisis tipológico, estructural y constructivo.

Por último, tenemos a nuestra disposición grandes conjuntos de datos documentales, que, gracias a la implementación de estándares, se pueden relacionar entre sí sin necesidad de aplicar sobre ellos tratamientos específicos. He podido abrir una nueva línea de análisis de datos masivos que aportan una dimensión no abordada hasta el momento y que esperamos aporten nuevas perspectivas muy esclarecedoras sobre el amplio fenómeno que estamos tratando.

  • Post Category:Ongoing