La capital del Reino de León fue una de las urbes más importantes de la Península durante la cronología de estudio del proyecto (siglo XI-XIII), motivo por el cual se constituye como uno de los casos de estudio de Petrifying Wealth. Sin embargo, a pesar de esta destacada relevancia, en la actualidad la ciudad de León apenas conserva vestigios fechables para este periodo. Por este motivo, los pasados 25, 26 y 27 de junio 2019, asistimos al curso de verano «Expolio y destrucción del patrimonio medieval. Visiones desde el siglo XXI», organizado por la Dra. María Dolores Tejeira Pablos y el Dr. José Alberto Moráis Morán, del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de León.

Programa del curso

En el marco de la Real Colegiata de San Isidoro, a lo largo de estas tres jornadas se puso el foco de atención en diferentes aspectos vinculados a la situación crítica en la que se encuentra el patrimonio medieval español y, concretamente, el leonés. Las numerosas ponencias plantearon un recorrido por los avatares sufridos por los restos arquitectónicos, arqueológicos, artísticos, documentales y epigráficos durante los siglos XX y XXI. Los diferentes acontecimientos bélicos, la venta de estructuras arquitectónicas y piezas ornamentales, la deficiente aplicación de medidas de protección y, en definitiva, la reiterada falta de interés sobre estos elementos son algunos de los factores que han desembocado en un panorama poco favorable para la conservación de estas obras.

Piezas escultóricas de la obra románica de la Catedral de León

 La ciudad de León resulta de gran interés puesto que, como ya hemos mencionado, apenas conserva vestigios materiales de este periodo. A este respecto, la visita guiada por el León medieval desaparecido resultó reveladora, puesto que permitió advertir elementos que, en muchas ocasiones pasan desapercibidos y posibilitan el acercamiento a lo que pudo ser la ciudad medieval.

Palacio de Doña Berenguela

La visita comenzó por el Palacio de Doña Berenguela (siglo XII), que actualmente está situado en el patio de un colegio cerrado al público. Esta estructura cuenta con una gran relevancia, ya que es el único edificio civil románico que se conserva en la ciudad. Seguidamente, los restos de la Puerta Obispo –desmontada a comienzos del siglo XX– permiten comprender la evolución de la muralla de cubos leonesa y de uno de sus accesos principales. La visita a la Catedral (siglo XIII), no solo permitió conocer un poco más sobre la obra gótica, sino observar los restos pétreos de la desaparecida obra románica (siglo XII), y entender aspectos vinculados con las materias edilicias empleadas durante la cronología del proyecto. Otros de los lugares visitados fueron San Salvador de Palat del Rey (siglo X), que es la iglesia más antigua de la ciudad de León; los escasos restos del Palacio Trastámara (siglo XIV) –situados en la C/ General Lafuente– o la Cerca Nueva de la ciudad (siglos XIII).

Cerca Nueva de la ciudad

En contraste a lo que ocurre en otras ciudades como Ávila o Zamora, el volumen de construcciones religiosas fechables entre los siglos XI y XIII que se han conservado en la ciudad de León es reducido. Por el contrario, destaca el número de estructuras civiles que han perdurado hasta nuestros días. En definitiva, la asistencia al curso presentó un gran interés para el proyecto, puesto que ha permitido aproximarse a una visión actualizada de la situación en la que se encuentra el patrimonio medieval de la ciudad de León.

Gema Mancebo. PhD Student.
Instituto de Historia
Centro de Ciencias Humanas y Sociales, CSIC (Madrid)