20 de noviembre de 2019. 

Teresa Martínez, doctoranda del Petrifying Wealth, está participando en el concurso “Yo Investigo, Yo Soy CSIC”, con un vídeo divulgativo sobre la importancia del estudio de las marcas de cantería en Zamora.

Zamora constituye un hito en la conservación de arquitectura medieval dentro del ámbito peninsular, siendo la ciudad europea con más edificios románicos por kilómetro cuadrado. Además de la sobresaliente catedral, perviven en Zamora 23 iglesias cuyos orígenes constructivos pueden remontarse a los siglos XI y XII. Pero ¿Cómo y por qué se construyeron estos edificios religiosos en un espacio y tiempo tan reducidos? 

Gracias a la financiación europea recibida por el proyecto Petrifying Wealth, en el cual se enmarca mi tesis doctoral, esta, y otras preguntas sobre construcción y sociedad en la plena Edad Media, están hoy un paso más cerca de hallar su respuesta. 

Dada la necesidad de una metodología que me permita el estudio de las iglesias en conjunto, y al mismo tiempo como estructuras diferenciadas, mi investigación usa como fuente principal las marcas de cantería. Estos signos fueron grabados en los sillares de piedra por los canteros que participaban en la construcción de las iglesias. Las marcas de cantería que han perdurado en los muros de los templos constituyen un documento indispensable para el estudio de los talleres medievales. 

Mediante un proceso sistemático de recopilación y análisis de las marcas se obtienen datos útiles para determinar fases de construcción, ahondar en la relación entre las distintas iglesias, e incluso hipotetizar sobre el coste y duración de las obras. 

¿Qué puede contarnos la piedra?