El pasado miércoles 22 de enero de 2020, Guillermo Tomás Faci, de la Universidad de Zaragoza, visitó el Instituto de Historia del CCHS para impartir el seminario «Petrificar el poder. Revisión cronológica y contextualización social de la arquitectura románica de Ribagorza». Su intervención consistió en una revisión de la arquitectura eclesiástica y, en menor medida, de la arquitectura militar, a través de las fuentes escritas y las pervivencias materiales.

La historiografía tradicional ha postulado dos periodos para las iglesias románicas de la Ribagorza: un primer momento de esplendor, durante la primera mitad del siglo XI, –condicionado por la influencia longobarda–. A partir de la segunda mitad del XI, un segundo momento caracterizado por obras locales, de menor calidad técnica, que imitan a las anteriores. El ponente matizó esta periodización, utilizando para ello las referencias documentales.

Con anterioridad al año 1050, la documentación diferencia entre dos tipos de iglesias: por un lado, las de comunidades –de las cuales conservamos actas de consagración contenidas en lipsanotecas–, que ejercen la función de puntos de cohesión de unas comunidades campesinas dispersas. Por otro lado, pequeñas capillas asociadas a palacios, monasterios, etc., de las que perduran documentos relacionados con la memoria de su construcción. A partir de la segunda mitad del siglo XI, las iglesias parroquiales vinculadas a un control territorial más efectivo y al cobro del diezmo,  se convierten en la célula básica de organización del territorio. Hacia la segunda mitad del siglo XII todo este proceso de petrificación parece haberse cristalizado.

Por último, analizó brevemente la arquitectura militar –principalmente, torres–. Esta también presenta cierta controversia en su datación, que puede tratar de esclarecerse a través de las fuentes. En este sentido, la información respecto a las campañas de conquista y los servicios de trabajo para la construcción de estas obras, pueden contar con un gran interés.

En definitiva, dinámicas que se observan en torno a la petrificación de la riqueza en la Ribagorza se enmarcan dentro de un contexto más general, en el que se observa cierto desequilibrio entre menciones documentales y pervivencias materiales.